logo blog
Nuestro blog.
fecha
02
SEP
fecha

No, no todos los robots son fríos insensibles. Estoy acabando uno amigable, con corazón y dispuesto a ser achuchado. Pero no os dejéis engañar por su aspecto adorable: colocado sobre una estantería en la habitación de un niño se convierte en un gran centinela y protector de su pequeño/a dueño/a.

Tiene una historia curiosa, ya que la idea nació de una caja de ñoras y de un conocido hombre (hecho de neumáticos) con el que comparte la forma de sus brazos y su nombre. Le he llamado "Miguelito" de forma genérica, aunque los siguientes lucirán en la espalda los nombres de sus futuros dueños.

No está acabado. Aún le faltan las piernas, el relleno y otros detalles, pero aquí podéis ver cómo he ido "ensamblándolo".

Aun no hay comentarios. Tu puedes dejar el primero.
No estoy enviando Spam (Tu comentario no se enviará si no activas esta casilla).
Envíame un email cuando haya comentarios nuevos en esta entrada.
  ENVIAR A UN AMIGO EL ARTÍCULO
 

TU NOMBRE
EMAIL
MENSAJE